SEGUNDO CICLO

SEGUNDO CICLO

EL CAMPAMENTO MONSTRUOSO

lunes, 29 de noviembre de 2010

Esta historia trata sobre tres niñas llamadas Atram, Aramas y Aras.
Atram era graciosa y simpática, y sus amigas la querían mucho. Tenía muy buen corazón.
Aras era...”especial”, Le gustaban los caballos, y siempre quería hacerse la graciosa.
Aramas era pegona, muy pegona, sobre todo Atram era la que más aguantaba sus tortazos. Pero con los adultos… ¡vaya! cómo se hacía la buena.
Era el segundo día de verano y las amigas se reunieron en el parque
-¿Qué vais a hacer este verano?- Preguntó Aras.
-¡Nada! Me voy a aburrir- respondieron Atram y Aramas.
-¡Tengo una idea !- dijo Atram,- ¿Qué os parece si preguntamos a las madres si podemos apuntarnos a un campamento de verano ?
-¡Siiiiiiiiiii! -Gritaron las dos amigas.
Al día siguiente, hacía calor, parecía que todo se iba a derretir. El sol pegaba muy fuerte y los pájaros cantaban felices, la hierba era verde y las ramas de los árboles eran duras y tiesas como el hierro, la única luz que había era la del sol, el cielo era claro, azul celeste, y la cabeza de Aramas parecía estallar furiosamente.
- ¡¡¡¡Dónde se han metido éstas!!!! Llevo una hora esperándolas – Gritó roja Aramas.
Unos pasos parecían calmarla. ¡CLAC! ¡CLAC!¡CLAC !
Eran Aras y Atram que corrían como el viento.
-Estamos aquí- Dijo Atram intentando calmar a Aramas.
-Hemos recorrido medio kilómetro andando, además con el peso de las maletas-la explicó Aras-
Aramas se fijó en la maleta de Atram, era azul, y en las dos maletas rosas de Aras.
-Vaaaaaaaale...- No sabía que llevarais tanto peso- Se disculpó.
Después de coger el autobús, las tres llegaron a un gran hotel, las paredes exteriores eran de piedra arenisca, las ventanas eran de puro cristal y estaban radiantes, mientras que las puertas y demás cosas eran de madera.
Por detrás había toda clase de juegos: rocódromo, tirolina.......
Ya dentro, un señor joven vestido de escalador les acogió igual que a más niños.
Escogieron tres literas cómodas y se vistieron para ir de marcha. Después de unos espaguetis a la carbonara y un filete con salsa y kétchup fueron al rocódromo.
Se hacía tarde, de tanto jugar se les había pasado la hora.
Eran las 9:30 y todos los apuntados al campamento se metieron en las literas.
Un silencio reinaba en las habitaciones, pero de repente un ruido de choque de metal sonó fuera del campamento. Primero parecía algo estrellado pero al oírlo unas ... 5
veces Aramas y Atram, empezaron a asustarse, aunque después de media hora las dos se durmieron. Al día siguiente se vistieron, y un cuarto de hora después desayunaron. Salieron tres kilómetros de marcha y al volver les esperaban unos macarrones y un filete con chips. Más tarde, ya eran las 9:30, pero antes de dormir la monitora les presentó a Sumis, el jefe del campamento.
Cenaron fuera en vez de dentro, en una hoguera.
Sumis las contó la historia de un monstruo llamado Ácidos. Después de esa historia todo el mundo se partió de risa incluso Atram, Aras y Aramas, soltaron una pequeña carcajada, pero sin embargo Sumis no parecía muy contento, todo lo contrario ¡¡¡echaba humo!!! Luego, volvieron a sonar los ruidos nocturnos ¡¡¡estos ruidos me tienen harta!!! – dijo Aras enfadada – vamos a salir a ver de dónde proceden.
Fuera hacía viento, todo era silencio, estaba oscuro excepto por las pequeñas estrellitas que brillaban con muy poca luz.
PUM ¡¡PUM¡¡ sonaron de nuevo los ruidos, esta vez detrás de muro de piedra; los ruidos sonaron por sexta vez, las tres miraron detrás del muro y ¡por poco se les para el corazón!
Un horrible monstruo hecho de musgo, ácido y ramas apareció. Y las persiguió toda la noche; por suerte consiguieron entrar en el campamento y el monstruo no se enteró.
Al día siguiente se despertaron con ojeras, apestaban a tierra y estaban cansadas.
El desayuno, la marcha y todo, parecía ser aburrido. La cena fue otra vez en la hoguera.
Y las tres aprovecharon para contarle a Sumis lo de la noche anterior, lo de que les persiguió el monstruo.
Sumis puso cara pensativa y dijo: Mmmm..... ¡Ya sé! ¿Os acordáis de la historia de monstruo de ácido? Creo que era quien os persiguió.
Mmmm...- se extraño Atram, creo que algo está pasando en este campamento, pero un monstruo de ácido ¡Bah! Creo que no es un MONSTRUO......
La comida fue... normal, se podría decir que bien, luego se ducharon y como siempre, cena en la hoguera.
Esta vez las tres estaban confusas así que prepararon una: SUPERTRAMPADEMONSTRUOSDEACIDO.
Atram ideó un plan, Aras fue el cebo y Aramas preparó la trampa.
Al anochecer, bueno para ser exactos las 12:00 de la noche salieron de las literas y se fueron al cuarto de la limpieza. Allí había más o menos de todo: balones, fregonas, escobas, productos de limpieza, combas, peonzas, chapas, murales...
Atram cogió tres bolsas de chapas y una cuerda, Aras cogió dos escobas y una cuerda, y Aramas cogió tres combas y tres escobas, luego sacaron una especie de cubo de 5 metros de largo y tres metros de ancho.
Corriendo fueron de nuevo al cuarto de la limpieza y sacaron una manguera. Más o menos metieron unos 20 litros de agua dentro de la pequeña piscina, se podría decir. Luego colocaron chapas alrededor de la piscina y atando cinco cuerdas a los bordes consiguieron unos nudos de trampa. También cogieron una escoba cada una y dejaron dos debajo de la pequeña piscinita.
Con un bote de productos de limpieza Atram y Aramas se escondieron, después Aras cogió su escoba y se puso a gritar:
EH! MONSTRUO FEO, TONTO ¿TIENES MIEDO DE MI?0
De repente un horrible ruido resonó por todo el campamento. Y el monstruo de ácido apareció más enfadado que nunca. Empezó a perseguir a Aras. Aras siguió las chapas intentando protegerse con su escoba.
Al llegar a la piscinita el monstruo se cayó y Atram y Aramas, le echaron el detergente, el ácido se derritió y Atram quitó la máscara.
¡¡¡Sumis!!!- se extrañaron todas. Sí – dijo Sumis, estaba harto de que os rierais de mis historias por eso me inventé la historia del monstruo, así sabíais que era real y no os burlaríais.
Pero, ¿por qué tú? – dijo Aramas.
¡No pasa nada! Dijo Aras, ya no habrá más monstruos.
MARTA FERNÁNDEZ VIÑA 4ºA

LOS PLANETAS Y SUS SATÉLITES

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Los Planetas y Sus Satelites

SOL DE MEDIANOCHE

miércoles, 10 de noviembre de 2010

NASA Image of the Day

Etiquetas